Morena Follando le Dejan la Panocha Llena de Semen

Quise descansar un poco llegando del gimnasio, pero con una zorra como ella no puedes tener la polla tranquila, aunque no me quejo, me sacude la polla tan bien que es relajante, me encanta cuando escupe la cabeza de mi verga, le da mayor sensibilidad, vaya fuerza que tiene en el brazo; pero lo mejor viene después cuando con sus tetas empapa mi cansada verga con su leche materna… ¡dios, pero qué sucia es! Y qué bien se siente, es su forma de preparar mi mazorca para su coño, le gusta hablarme sucio y decirme que es mi puta y que mi verga es sagrada para ella, después de esas cosas ricas que me hace pues no me cabe duda. Se me quitó el cansancio cuando tuve ese caliente coño estimulando mi polla, la taladré hasta dejarle cremosa por dentro.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!