Me Vengo en el Culo de una Jovencita y le Gusta

Y pensó que no sentiría placer, le insistí y ahora no para de pedirme sexo, la muy puerca es una amiga del instituto, parecía tímida, pero me di cuenta con esta follada que es una loquita del sexo, esa noche bebimos un poco, aunque lo suficiente como para que la chica se entregara a mis varoniles brazos, en ese momento noté que estaba muy abierta, le metí la verga por el culo sin previo aviso, ella no hizo reclamos, le dolió… pero a la vez le gustó, normalmente soy gentil con las chicas, pero ese culito succionaba mi polla hacia adentro buscando más sacudones anales, me vine antes de lo planeado, pero fue placer puro, ella no paraba de sonreír a pesar del dolor.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!