Jovencita Montando Después de una Fiesta

Fueron buenos tiempos aquellos en los que se podía salir a fiestas, ahora ya no podemos, a mi novia siempre le gustó tener sexo después de divertirnos con música, alcohol y desenfreno, si la noche no terminaba en sexo era como si no hubiéramos salido de casa, yo la quise, la quiero muchísimo, aunque a veces sea tan inmoral y perniciosa en lo sexual, tiene el culo grande y esa noche estaba con su lencería nueva, además de una faldita negra que daba la ventaja de poder meter mi dedo en su coño incluso estando en plena fiesta, pero la mejor parte ocurrió en casa, no paraba de decirme que me amaba mientras le clavaba mi dura verga en su mojado coño, qué rico y caliente lo tiene.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!