Jovencita con Vestido Rosa Follando con Cliente

La indecencia de mi abogada no tiene límites, estoy pasando por un mal momento en el que debo salir libre de toda culpa por un tema que no viene al caso, el hecho es que ella es una abogada muy capaz, la contraté para que me represente y lo está haciendo bien, es hermosa, se lo dije varias veces, pero no quiso romper esa relación cliente – abogado, hasta que no pudimos más, su vestido fucsia que marcaba tan bien su culo me llevaron a exigir el ejercicio de mi derecho a follarla duro, ella no tuvo objeción, la llevé a la corte del placer… o sea mi cama y ahí le chupé el coño, sentí lo viscoso y caliente de sus adentros vaginales, sabe a frambuesa y yogur, luego saqué mi sacrílega verga y la hice sentir el cosquilleo de placer más intenso de su vida.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!