Follando en el Cuarto con mi Novia

Era todavía muy temprano por la mañana, antes de regresar a mi casa al menos tenía que darle de comer verga, le pedí que no gritara mucho porque sus padres estaban todavía durmiendo, esta gordita sí que sabe abrir bien las piernas cuando necesita amor en el coño, luego de esa chupada de pene le di un premio empujándola contra la cama al punto que quedó boquiabierta, estaba casi babeando, la noche anterior ya me la había follado en la cocina, ¡qué golosa resultó mi querida novia!, por supuesto al final con el coño bien lleno de leche le di unos dulces besos, me deja la verga agotada, pero feliz.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!