Follando con la Cuñada en la Azotea

Me había insistido tanto que finalmente cedí a sus deseos perversos y de infidelidad, ella sabe que amo a su hermana con locura, pero ocurre que mi cuñadita se ha separado de su marido y eso implica ausencia de una viril polla que la haga feliz por las noches, no puedo negarlo, es linda, pero por lo visto aquél día es muy sucia y puta en el sexo, la penetré de pie, de espaldas, hicimos varias cosas en pocos minutos, pero me hizo sentir tanto placer que lo repetimos muchas veces después de eso. La muy putita no dejaba de meterse el dedo en el huequito, está acostumbrada a masturbarse, sabe masturbar a un hombre, me ordeñó muy rico la polla, ¡qué mujer por dios!

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!