Entro al Cuarto de mi Hermana Para Follarla

No debimos, somos sangre, pero como dicen por ahí: «a hecho pecho!», ella ya está grande, no puedo verla como hermana sino como mujer porque se viste con faldas demasiado provocativas, ella estaba jugando con el móvil como siempre lo hace en sus tiempos libres siempre, quise acompañarla para que me cuente las vivencias de su día a día, pero miren cómo se pone, de espalda, enseñando el calzón, en ese momento ya no era yo quien le quitaba el calzón, era el macho primitivo y semental que llevo dentro de mí, ella estaba cachonda evidentemente, me correspondió, me invitaba a penetrarla, después de acariciarle el culo como se debe saqué mi verga, para que me haga una viscosa mamada de hermano a hermana, con su boquita me la puso dura, creo que ni siquiera el coño de mi novia se siente tan rico como el de ella, sabemos que es prohibido, pero eso le da un toque más lujurioso que me encanta.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!