Corrida Adentro de una Mujer Infiel

Corrida Adentro de una Mujer Infiel

Mi vecina tocó la puerta de mi casa para pedirme un poquito de azúcar, era cumpleaños de su sobrino y quería hacerle un rico pastel, debo decir que a esta preciosa hembra hace mucho tenía ganas de comérmela entera, veo su culo con deseo cada vez que pasa por mi casa, ella lo sabía, pero tiene esposo, una pena… tan joven y ya tiene dueño, pero ese día no pude más, la seduje, ella me decía que no iba a ser infiel a su marido bajo ningún concepto, la tomé de la cintura, la besé y metí mi mano derecha en su calzón y la otra mano en sus tetas, ella me abrazó y me agarró la verga, no dijimos nada, cuando saqué mi verga y la froté en su culo ambos sabíamos que teníamos que follar, no importa lo que pasara después, me recosté en la cama, ella levantó su faldita y a gozar!

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!