Colegiala Follando con el Ginecólogo

Juré al graduarme el salvaguardar la salud vaginal de todas mis pacientes, hasta ahora he cumplido a carta cabal, pero cuando tienes a una paciente jovencita y con el coño caliente por sus ganas de tener un macho encima… suelen pasar estas cosas, en el caso de ella, tiene 20 años y se hace la inocente, lo que me dijo para convencerme de cometer este acto de lujuria fue: «enséñeme doctorcito a encontrar mi punto más sensible», abrió las piernas y metió sus dedos, estaba muy lubricada, no pude más, tuve que dejar el instrumental médico para usar mi instrumental del placer, o sea mi polla, se la metí y hace mucho que no gozaba de un coñito así, le pedí que no hiciera mucho ruido… la golfa hizo caso omiso, las penetraciones constantes de mi verga casi la impulsan fuera de la camilla, es la mejor paciente.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!