Amigas Frotando Vaginas Mojadas

Para nosotras el placer sexual no necesita de pollas, somos amigas desde hace mucho, hace poco descubrimos que había una atracción muy fuerte entre ella y yo, todo empezó con caricias y abrazos para darnos ánimos, cosas de chicas, hasta que una noche ella regresó llorando por el desplante que le hizo un tipo, mi amiga no se merece eso, la abracé fuerte, sentí que nuestras tetas chocaban y se inflaban, ella sintió lo mismo, no pude resistir más y la besé en los labios, le chupé las tetas y metí mi dedo en su coño, minutos después estábamos desnudas frotando nuestras vaginas sintiendo un placer único, algo que solo entre chicas podemos sentir, qué rico fue el intercambio de fluidos.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!